Suicidio masivo de juguetes abandonados

La tarde-noche del domingo 27 de Febrero del 2005 Huérfanos Salvajes hizo aparecer  en puntos diversos de Móstoles medio centenar de muñecos y juguetes ahorcados con notas de suicidio de lo más variopinto, otorgando a la ciudad un estilo Jonestown bastante siniestro, que ponía en entredicho la funesta normalidad de la rutina capitalista.

063

 

 

092

061

Diversos rumores apuntan a causas de suicidio colectivo ritual,  tales como el asqueamiento generalizado  que produce un mundo de trabajo y tiendas o la desazón de los juguetes ante  niños y  adultos que se han olvidado de jugar. Las notas de suicidio apuntan a ello, aunque aportaban en cada caso particularidades interesantes (“volvió a salir el sol y me dio miedo su calor”, “la muerte mata”, “tu tienes la culpa”, “no existe el cielo para nosotros serviles criaturas”, “me expulsaron de la I.S” etc…). Paralelamente, dos falsos artefactos explosivos fueron colocados en las puertas del Ayuntamiento y del Conservatorio municipal con sendas amenazas. La primera anunciaba la posibilidad de dejar de ser un despertador-gallo y volverse una bomba; la segunda obligaba a la readmisión de los no admitidos en la elitista institución

078

Anuncios