Herencias sin cobrar tras la muerte de Dios

100_9739

¿No hay respeto? O todavía hay demasiado. Cada día parece un poco más lejos de la Gran Desfachatez Generalizada, aunque estas pequeñas pistas indican el camino. Dios murió y nadie se atreve a cobrar la herencia.

Fotografía tomada en Madrid, 2006.
Anuncios