Manipulando la evolución

DSC00191

¿Quién necesita canalizar el agua del lavabo si esta te puede caer directamente a los pies? Es posible que a la larga, si este modelo se extiende y nos acostumbramos a usarlo descalzos, nos salgan divertidas membranas entre los dedos de los pies como a los patos y a las ocas. Porque Lamarck tenía razón, y la adaptación hace el órgano.

Fotografía enviada por Duarte Artabe y tomada en el lavabo de un bar en Lyon.
Anuncios