Destellos nocturnos I

Desperté agarrando el pie de Xisela y gritando “¡están por aquí las palabras perdidas!” Esa misma madrugada, ella soñó que daba clases de guitarra a niños, y les explicaba que la guitarra se coge siempre ” en el sentido contrario a las agujas de la noche”.

Es como recoger frutos deliciosos de un árbol todas las mañanas.

Anuncios