transición ecosocial

Las composteras de Gengis Kan

Este texto de 2015, publicado recientemente en el libro No sabíamos lo que hacíamos. Lecturas de una educación situada, que ha editado por el Centro de Arte 2 de Mayo, puede tener algún interés para ciertas discusiones actuales.  En esta marcha acelerada hacia el colapso civilizatorio, ¿cómo lograr poner en hora el reloj de nuestras cosmovisiones, partiendo del sentido común popular realmente implantado y no de un ejercicio intelectual de ingeniería ecosocial? En el Huerto en la Terraza del CA2M, el Instituto de Transición Rompe el Círculo hemos encontrado algunas pistas. Las comparto en este texto que también me sirve para recoger intuiciones sobre qué puede significar el viejo proyecto de superar el arte y realizar la poesía en la vida cotidiana en un tiempo que llega tarde a su propia salvación revolucionaria.

Las composteras de Gengis Kan: sobre el huerto en la terraza del CA2M, su sentido y perspectivas

_mg_0707_24617643200_otaller-de-huerto-en-la-terraza-2013_10138042625_oDSC_0426

040520101344

 

 

Anuncios

Cuatro décadas perdidas

Cuatro décadas perdidas.

Los límites del crecimiento, la crisis socioecológica y sus escenarios de futuro.

Artículo publicado originalmente en el número 425 de Revista de Occidente (págs. 49-76)

El género de la historia contrafactual ha tomado el siglo XX como un laboratorio privilegiado de experimentación científica y literaria. Sin embargo, y hasta hoy, estas especulaciones visionarias han prestado poca atención a un arco temporal muy convulso en el que se vivió una disputa que hoy se revela de enorme trascendencia: la desestabilización sistémica que precedió a la contraofensiva neoliberal de los años setenta. Tras el desenlace de la Segunda Guerra Mundial, si la humanidad se jugó su futuro en algún momento, quizá lo hizo en ese intenso lustro comprendido entre 1968 y 1973 (mayo del 68, fin del patrón dólar-oro, crisis energética de 1973, golpe militar de Pinochet y ensayo general del neoliberalismo en la probeta nacional chilena).

En medio de la vorágine de aquellos años, en 1972, tuvo lugar la publicación de uno de los libros más importantes del siglo: el informe Los Límites del Crecimiento, que el Club de Roma encargó al MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), y que tenía por autores a Dennis y Donnela Meadows y Jørgen Randers. Un libro que llegaba en el momento oportuno, y en cuya recepción la humanidad iba a tener uno de sus exámenes evolutivos más determinantes. Y es que en 1972 existía todavía un amplio margen ecosistémico para haber realizado una transición ordenada a sociedades industriales sostenibles. Ese margen lo hemos dilapidado tras más de cuatro décadas de neoliberalismo. Un desenlace político de la encrucijada de los años setenta en sentido inverso (profundizando en las lógicas de socialización económica que tanteó el keynesianismo) no hubiera asegurado, por sí solo, una mejor recepción de este informe. Sin embargo, dado que en Los límites del Crecimiento se planteaba un alto grado de intervencionismo económico planificado como un prerrequisito de sostenibilidad, una salida de la crisis de los setenta virada a la izquierda hubiera facilitado un clima de época más propicio. Al menos, hoy existirían las herramientas de política económica necesarias para la transformación ecosocial, aunque siguiéramos padeciendo un grave déficit respecto a las condiciones ideológicas y culturales que deben envolver dichas reformas. (más…)